Entradas

Las ventajas de un negocio especializado

Hay varias ventajas en especializarse, pero básicamente el generalista, deja paso al especialista. Hoy la gente quiere especialistas y está dispuesta a pagar más por su ayuda.

La época de la talla genérica ha pasado, ahora la gente quiere una talla a medida, ¿verdad? Si un negocio le quiere vender a todos va a ir vender menos. No podemos atender a todos, incluso a los que no quieren ser atendidos. Es aquello que, si quieres ser todo para todos, al final eres nada para cualquiera.

Vamos a ver las ventajas, veremos lo mucho que va a crecer nuestro negocio con la especialización.

Lo primero que ganarás es la confianza, la gente va a confiar más en un especialista que en un generalista.

Un ejemplo, si alguien tiene una enfermedad muy grave ¿qué prefiere?, un médico generalista o un especialista. Claro. Va a buscar a alguien que conozca muy bien el tema, que sepa mucho de muy poco.

Mira este video (en “Para todos la 2” de TV2):

Lee este libro:

Entra en el programa:

¿Todos podemos emprender?

Creo que no, sinceramente. Pero no porque haya una limitación financiera, no porque haya una limitación intelectual, no porque alguien no tenga la capacidad intelectual para hacerlo, no es eso.

O porque no tenga la formación. Porque la formación se puede adquirir, está disponible y a buen costo. Hay masters para emprendedores, hay cursos, hay apoyo institucional para gente que quiere emprender…

Básicamente es un tema de actitud. No todo mundo tiene la actitud o la mentalidad de emprender.

Es un tema de valores. Y básicamente aquí hay una pugna entre dos valores: hay gente que valora la seguridad y para otros valoran la libertad.

Es obvio, que quién prefiere libertad a seguridad, es un buen emprendedor. Y sin embargo, quién alguien prefiere la seguridad a la libertad va a ser un  mal emprendedor. Es un tema de actitud.

El éxito depende más de la actitud que de lo que sabemos. No es porque unos saben mucho y son buenos emprendedores, sino es porque unos tienen una actitud y una mentalidad de emprender, una necesidad interior, una pasión por hacerlo, que les hace imparables. El resto solo mira…

Ve este vídeo:

Lée este libro:

Emprendedor remoto

El nuevo paradigma es este: trabajar desde cualquier parte.

Seguramente dentro de 10, 20 años cuando hablemos de tener un despacho nos preguntaremos ¿qué es un despacho? Esto ya ha pasado… ¿te acuerdas de las máquinas de escribir?, también quedaron atrás.

Seguramente no todos los trabajos van a hacerse remotamente porque hay trabajos que deben hacerse delante de un cliente, como un dentista. Aunque algunas visitas al dentista sí serán remotas. Pero desde luego, sí todas aquellas personas que trabajan delante de un ordenador en administración, van a trabajar remotamente.

Este es el nuevo escenario y lo cierto es que la tecnología que hace posible todo esto ya existe en este momento. Lo que ocurre es que nuestra mente aún no está preparada para este cambio tecnológico.

Necesitamos tiempo. Nos estamos resistiéndo a algo que ya tenemos aquí y que es inevitable.

Mira el vídeo:

Lée el libro:

7 habilidades de un emprendedor

Un emprendedor es un hombre o mujer de negocios que se hace a sí misma, y que crea un estilo de vida, además de elegir unos valores que le inducen a emprender, a crear un proyecto, a buscar soluciones a problemas. No lo pueden evitar, necesitan servir.

Las habilidades para emprender y las actitudes, están relacionadas: Fíjate que las habilidades son como el edificio, la casa; y sin embargo los cimientos, serían esas actitudes. Las habilidades se sustentan sobre las actitudes.

Sin esas actitudes, sin ese cimiento, la casa, las habilidades, no se sostienen. Así que unas se ven, las habilidades se ven; en cambio, las actitudes no se ven, pero son tan importantes o más que las habilidades porque son su sostén.

Una cosa es la acción interna y otra la acción externa. Es decir, la acción interna es una forma de ser, una forma de vivir, de contemplar el mundo. Por tanto, es una acción interna. Y sin embargo, las habilidades, son una acción externa, es la aplicación práctica, el desarrollo de un conocimiento.

Mira este video:

Lée este libro:

Cómo tomar decisiones inteligentes

Ser emprendedor es tomar decisiones constantemente, sin parar.

Nadie nos ha entrenado para tomar decisiones. Las escuelas, universidades, no nos entrenan para tomar buenas decisiones. Tampoco sabemos cómo hacerlo a nivel personal, obviamente.

Las pequeñas decisiones son las más importantes. ¿Por qué?, porque las grandes decisiones son aquellas como: si te casas, si te compras un piso, o si te cambias de trabajo… esas son pocas decisiones en la vida, son muy pocas. Pero las pequeñas decisiones se toman cada día de la vida.

Y las que tomamos cada día son esas pequeñas decisiones de: si como sano o no como sano, si leo o no leo, si hago ejercicio o no hago ejercicio… y los resultados de nuestra vida son la suma de esas pequeñas decisiones.

Vamos a explicar 4 métodos, porque como te decía antes, nadie nos da un método para decidir, cuando es una cosa que tenemos que hacer todos los seres humanos y más los emprendedores.

Mira este video:

Entra en el grupo:

 

Tengo una idea

Quiero explicarte sobre algo que oigo a menudo cuando hablo con las personas que quieren emprender, y es lo siguiente: “Tengo una idea, tengo una gran idea, tengo una idea muy buena”.

Las ideas sirven de poco para los que solo piensan.

No quiero aguarle la fiesta a nadie, pero es que ideas tenemos todos, ideas buenas también. El truco no está en tener una idea, incluso en tener una gran idea. El truco está en cómo se ejecuta la idea; es decir, es más importante la forma en la que pones en escena la idea que la idea misma. Su ejecición es lo que cuenta.

Una idea mediocre, una idea normal, una idea corriente, pero muy bien llevada a la práctica, puede ser un gran negocio; y sin embargo, una grandísima idea, una muy buena idea, con una mala ejecución, se puede convertir en un gran fracaso. ¿Entiendes?

No es la idea, estúpido, es la ejecución.

Así que lo importante no es tener esa gran idea del siglo. Todo mundo tiene ideas, y buenas a veces; lo importante es la ejecución, la puesta en escena, cómo se va a llevar a la práctica esa idea. Ahí está el truco, y ahí es donde realmente hay que exprimir la creatividad, la imaginación, el esfuerzo.

Una buena idea con la mala energía es un fracaso cantado.

Así que, no te centres tanto en la idea y céntrate más en cómo vas a plasmar esa idea.

Mira este video:

Regístrate al entrenamiento conmigo:

“Mentores para emprendedores” me entrevistó

Emprender es un camino de autodescubrimiento, de aprendizaje, de destruir supuestas limitaciones y de descubrirte a ti mismo. Es aprendizaje porque tienes que saber de muchas cosas, con lo cual, no solamente cambia tu profesión, sino que cambias tú como ser humano.

Yo creo que emprender, es un proyecto de vida. Estamos acostumbrados a emplearnos y yo tengo que decirte que:

Estar empleado es una anomalía, es una excepción, debería serlo.

De hecho históricamente, el empleo es como un paréntesis, que se abrió en un momento de la historia en el que las personas fuimos empleadas. Ya se cerró.

Pero fuera de ese paréntesis, es decir, hace tiempo la gente era emprendedora, y en el futuro lo volverá a ser, así que aquel que aún no esté emprendiendo, que vaya pensando que este paréntesis se va a cerrar y que esta anomalía que conocemos como empleo, que nos parece normal, porque nacimos en este paréntesis, y cuando naces ahí dentro, te parece normal todo lo que está ocurriendo, se acaba.

Le digo a la gente que se prepare para salir de la anomalía y vuelva a la realidad.

Un activo es fácil de entender, hablando en términos financieros o económicos, un activo es algo que te pertenece y te da rendimiento,. Es algo que te pertenece, tú eres el dueño, y te da rendimiento. Y la pregunta es: ¿un EMPLEO puede considerarse un activo?, respuesta NO.

Primero porque no es tuyo. No, no es tuyo, un empleo; es un préstamo que te hacen por un tiempo, y tiene una fecha de caducidad. Segundo, no se pude vender. Entonces, no es tuyo.

El gran problema que le veo a un empleo es que es una fuente de ingresos que no es tuya.

Escucha este audio:

Mira este video:

Lée este libro:

Duplicarte

Seguramente quieres ayudar a muchísima gente, y es cierto que muchísima gente necesita tu ayuda, pero tu tiempo es limitado, no dispones de todo el día, ni de todas las horas que tiene un día para estar ayudando a tantísimas personas, así que me imagino que tu sueño es ayudar a cuantas más personas mejor. Tu intención sería: duplicarte, triplicarte, cuadruplicarte y más aún… si pudieras multiplicarte por infinito, podrías atender infinitas personas.

Lo que voy a proponerte va en esa línea y la idea aquí no es atender a uno, si no atender a muchos; es decir, no hacer un trato de uno a uno, si no de uno a muchos. Y te preguntarás: ¿cómo se hace eso? , bueno pues si estás en la industria del conocimiento, estás en la industria del servicio, de la mentoría, del coaching, de la formación, de la asesoría, etc.

Si puedes atender a muchas personas a la vez puedes ayudar mejor, y ¿cómo se haría eso?

Puedes hacer grupos de mentorías, no a una sola persona, o unas pocas, si no atender a grupos de treinta, de cuarenta… y más personas. Una mentoría en grupo.

Otra de las formas es un webinar, un Facebook live, IG live… hay muchísimas plataformas que puedes utilizar para atender a muchas personas a la vez, sin desplazarte y sin moverte de casa. Ayudarás a personas que están en muchos sitios del mundo y que tú puedes ayudar desde tu casa. Otra de las cosas que puedes hacer es dar valor a través de una conferencia, así estás sirviendo a muchas personas a la vez, estás sacando el máximo provecho de tu tiempo y cumpliendo ese sueño de ayudar a cuantas más personas mejor.

Puedes hacer mas cosas, por ejemplo, puedes grabar un video en tu web, en YouTube, y ese video va a servir las 24 horas del día a muchísimas personas que lo van a ver, sin que tú tengas que hacer absolutamente nada, salvo grabarlo y subirlo. Estarás ayudando a muchas personas, de una forma remota, y de una forma que se multiplica en el tiempo y en el número de personas que sirves.

Mira este vídeo:

Lée el libro:

Entra en la mentoría:

Misión emprender, el podcast

Recuerdo cuando en el año del 2005 se empezaba hablar de emprender, yo ofrecía una formación: “De empleado a emprendedor” a la que no venía casi nadie, por que la gente no entendía lo que significaba emprender; y el que lo entendía, salía corriendo.

Por aquel entonces no estaba para nada de moda ,es más era un tema un poco exótico y  no atraía a la gente. Casi les daba arcadas, pues creían en un buen empleo.

Al final tuve que cambiarle el título a esa formación para que la gente entrará en ella,  y le puse el nombre de “Libertad financiera”, a ese se apuntó todo mundo, porque los efectos molan a la gente, no las causas.

Sin embargo a las causas no se apuntan y para tener libertad financiera -que es un efecto- hay que activar la causa y la causa es emprender.

Yo sé que los conocimientos es mejor tenerlos que no tenerlos, pero eso no va a marcar la diferencia, porque si esa fuera la clave, todo mundo que sale de una facultad de económicas estaría preparado para triunfar en los negocios y no es así, de hecho la mayoría ni siquiera intenta tener un negocio y de aquellos que lo intentan, el noventa por ciento no tienen éxito.

Así que no debe de ser esa la clave para tener éxito en el mundo de los negocios, no debe ser pasar por una facultad, tener un master… todo lo cual esta bien pero no es la clave. La clave tiene que ver con la mentalidad del emprendedor, su forma de ver las cosas, sus hábitos y sus conductas y ahí es donde hemos enfocado Sergio y yo el libro.

El libro no va ofrece conocimientos para emprender, sino el mindset del emprendedor.

Escucha este podcast:

Lee el libro:

Ven a mi mentoría grupal:

Herramientas para emprender

Como Experto tengo muchos roles, pero básicamente todo se centra en diseñar una marca, es decir una imagen al mercado. Tras escribir -hasta la fecha- 24 libros que tienen que ver con emprender y con el cambio de la mejora personal, el regalo más grande que he ganado es mi libertad total y mi significado de vida; es decir, he conquistado la libertad absoluta: hago lo que quiero, cuando quiero, con quien quiero y por que quiero. Y no, el dinero no es decisivo en mis elecciones.

Y esto muy pocas personas lo pueden decir, te hablo de una libertad absoluta pero también de una responsabilidad absoluta.

Ahora mismo, dependo absolutamente de mí mismo; ya no dependo de un patrón, un cliente… y el hecho de que tenga muchísimos clientes, hace que no dependa de ninguno en concreto, con lo cual me siento doblemente libre porque no busco agradar a nadie, no lo necesito.

Solo busco dar lo mejor a más personas… servir a cuantos más mejor.

Cada día me pregunto hacia dónde ir, pero eso no es un problema, es una consecuencia de la libertad absolutoa: nadie me dice cúal es el siguiente paso. Cuando uno esta nadando en una piscina, este problema no se plantea, por que en la piscina todo esta muy claro, a donde quieres ir. Todo es obvio… Pero cuando uno esta en el océano, esa pregunta te puede llevar en muchas direcciones, hay mucha libertad, pero también hay dudas. La elección es real.

La libertad es también fe, es amar la incertidumbre, porque eres dueño de tu destino y eso implica mucha responsabilidad.

Escucha el audio:

Lée el libro:

Ven al evento: