Entradas

Externalizar y Delegar

Delegar es dar juego, es decir, es no querer hacerlo todo porque no todo lo sabemos hacer bien. Así que lo mejor que podemos hacer para que el negocio avance y crezca es contratar o subcontratar a gente tan buena o mejor que nosotros.

Que lo sepas hacer, no significa que lo tengas que hacer.

Lo que ocurre es que la gente se mata a trabajar, el emprendedor acaba quemándose y finalmente abandona, moraleja: para no cerrar hay que delegar.

El emprendedor hombre o mujer orquesta es un modelo de negocio caduco. Es aquel que lo quiere hacer todo, y hace tantas cosas que le acaba yendo mal.

Es un emprendedor que sufre varios síndromes, aquí los tenemos…

El primer síndrome es el síndrome de Superman o Superwoman, que quiere decir que es como el llanero solitario. “Yo lo hago todo, yo contra todo el mundo, yo soy capaz de todo”…  y finalmente se da cuenta de que no puede sacar un negocio a solas, porque los negocios son proyectos de equipo. No es algo que pueda hacer solo, sino que se necesita a un equipo, gente talentosa para sacar adelante un negocio.

Mira este video:

Sigue este programa:

Lée este libro:

Emprendedor remoto

El nuevo paradigma es este: trabajar desde cualquier parte.

Seguramente dentro de 10, 20 años cuando hablemos de tener un despacho nos preguntaremos ¿qué es un despacho? Esto ya ha pasado… ¿te acuerdas de las máquinas de escribir?, también quedaron atrás.

Seguramente no todos los trabajos van a hacerse remotamente porque hay trabajos que deben hacerse delante de un cliente, como un dentista. Aunque algunas visitas al dentista sí serán remotas. Pero desde luego, sí todas aquellas personas que trabajan delante de un ordenador en administración, van a trabajar remotamente.

Este es el nuevo escenario y lo cierto es que la tecnología que hace posible todo esto ya existe en este momento. Lo que ocurre es que nuestra mente aún no está preparada para este cambio tecnológico.

Necesitamos tiempo. Nos estamos resistiéndo a algo que ya tenemos aquí y que es inevitable.

Mira el vídeo:

Lée el libro:

Cómo tomar decisiones inteligentes

Ser emprendedor es tomar decisiones constantemente, sin parar.

Nadie nos ha entrenado para tomar decisiones. Las escuelas, universidades, no nos entrenan para tomar buenas decisiones. Tampoco sabemos cómo hacerlo a nivel personal, obviamente.

Las pequeñas decisiones son las más importantes. ¿Por qué?, porque las grandes decisiones son aquellas como: si te casas, si te compras un piso, o si te cambias de trabajo… esas son pocas decisiones en la vida, son muy pocas. Pero las pequeñas decisiones se toman cada día de la vida.

Y las que tomamos cada día son esas pequeñas decisiones de: si como sano o no como sano, si leo o no leo, si hago ejercicio o no hago ejercicio… y los resultados de nuestra vida son la suma de esas pequeñas decisiones.

Vamos a explicar 4 métodos, porque como te decía antes, nadie nos da un método para decidir, cuando es una cosa que tenemos que hacer todos los seres humanos y más los emprendedores.

Mira este video:

Entra en el grupo:

 

Tu propio libro como experto

Como te explico en el libro LA ERA DE LOS EXPERTOS, tener un libro propio, un ensayo, un libro de divulgación… es algo realmente necesario para un experto.

Fíjate que la palabra autoridad, autoridad en un tema, tiene la misma raíz que la palabra autor. Autor es tener autoría de un contenido, cuando un autor escribe un libro se convierte en una autoridad, al menos en el tema de su libro.

¿Por qué?, porque sabe mucho, y un libro es igual a credibilidad.

Así que, conviértete en una autoridad, ¿cómo?, siendo un autor, un autor en tu tema.

Escribir sobre tu tema, te dará muchísima credibilidad.

Y eso, hace que la gente te escuche, te da visibilidad, te da autoridad. No hace falta que hagas 24 libros como yo, como mínimo uno.

Un libro, un buen libro, te dará muchísima credibilidad y autoridad como experto.

Antes esto era una opción, tener un libro, pues bueno tenían algunos expertos. Pero hoy día es una obligación, no es una opción, es una obligación. Cualquier experto, si quiere serlo, tiene que tener su propio libro, tiene que tener un libro, como mínimo.

Así que tener un libro es una condición, es necesaria pero no es suficiente. Antes con tener un libro bastaba, ahora tienes que tener un libro bueno. ¿Por qué?, porque hay mucha gente que ya tiene un libro. Ya casi no te diferencia tenerlo, pero no puedes no tenerlo.

Con lo cuál la forma de diferenciarte es tener un libro realmente bueno, un libro que sea amado. Un libro que sea notorio, que sea muy visible, en internet, en las tiendas.

Así que, tener un libro es necesario pero no suficiente, tiene que ser un buen libro. Cada vez, el nivel de exigencia sube, ¿por qué?, porque hay más competencia. Pero en cualquier caso, te diré que un libro te abrirá muchas puertas, te va a abrir muchas oportunidades.

Un libro es tu mejor tarjeta de presentación.

Entre las cosas que te sucederán; por ejemplo, a los medios de comunicación (radio, televisión, prensa). ¿Por qué?, porque ellos buscan expertos, buscan autores… Y yo puedo enseñarte a construir un buen libro.

Mira este video:

Regístrate en mi mentoría:

Lée mi libro:

Tengo una idea

Quiero explicarte sobre algo que oigo a menudo cuando hablo con las personas que quieren emprender, y es lo siguiente: “Tengo una idea, tengo una gran idea, tengo una idea muy buena”.

Las ideas sirven de poco para los que solo piensan.

No quiero aguarle la fiesta a nadie, pero es que ideas tenemos todos, ideas buenas también. El truco no está en tener una idea, incluso en tener una gran idea. El truco está en cómo se ejecuta la idea; es decir, es más importante la forma en la que pones en escena la idea que la idea misma. Su ejecición es lo que cuenta.

Una idea mediocre, una idea normal, una idea corriente, pero muy bien llevada a la práctica, puede ser un gran negocio; y sin embargo, una grandísima idea, una muy buena idea, con una mala ejecución, se puede convertir en un gran fracaso. ¿Entiendes?

No es la idea, estúpido, es la ejecución.

Así que lo importante no es tener esa gran idea del siglo. Todo mundo tiene ideas, y buenas a veces; lo importante es la ejecución, la puesta en escena, cómo se va a llevar a la práctica esa idea. Ahí está el truco, y ahí es donde realmente hay que exprimir la creatividad, la imaginación, el esfuerzo.

Una buena idea con la mala energía es un fracaso cantado.

Así que, no te centres tanto en la idea y céntrate más en cómo vas a plasmar esa idea.

Mira este video:

Regístrate al entrenamiento conmigo:

“Mentores para emprendedores” me entrevistó

Emprender es un camino de autodescubrimiento, de aprendizaje, de destruir supuestas limitaciones y de descubrirte a ti mismo. Es aprendizaje porque tienes que saber de muchas cosas, con lo cual, no solamente cambia tu profesión, sino que cambias tú como ser humano.

Yo creo que emprender, es un proyecto de vida. Estamos acostumbrados a emplearnos y yo tengo que decirte que:

Estar empleado es una anomalía, es una excepción, debería serlo.

De hecho históricamente, el empleo es como un paréntesis, que se abrió en un momento de la historia en el que las personas fuimos empleadas. Ya se cerró.

Pero fuera de ese paréntesis, es decir, hace tiempo la gente era emprendedora, y en el futuro lo volverá a ser, así que aquel que aún no esté emprendiendo, que vaya pensando que este paréntesis se va a cerrar y que esta anomalía que conocemos como empleo, que nos parece normal, porque nacimos en este paréntesis, y cuando naces ahí dentro, te parece normal todo lo que está ocurriendo, se acaba.

Le digo a la gente que se prepare para salir de la anomalía y vuelva a la realidad.

Un activo es fácil de entender, hablando en términos financieros o económicos, un activo es algo que te pertenece y te da rendimiento,. Es algo que te pertenece, tú eres el dueño, y te da rendimiento. Y la pregunta es: ¿un EMPLEO puede considerarse un activo?, respuesta NO.

Primero porque no es tuyo. No, no es tuyo, un empleo; es un préstamo que te hacen por un tiempo, y tiene una fecha de caducidad. Segundo, no se pude vender. Entonces, no es tuyo.

El gran problema que le veo a un empleo es que es una fuente de ingresos que no es tuya.

Escucha este audio:

Mira este video:

Lée este libro:

Duplicarte

Seguramente quieres ayudar a muchísima gente, y es cierto que muchísima gente necesita tu ayuda, pero tu tiempo es limitado, no dispones de todo el día, ni de todas las horas que tiene un día para estar ayudando a tantísimas personas, así que me imagino que tu sueño es ayudar a cuantas más personas mejor. Tu intención sería: duplicarte, triplicarte, cuadruplicarte y más aún… si pudieras multiplicarte por infinito, podrías atender infinitas personas.

Lo que voy a proponerte va en esa línea y la idea aquí no es atender a uno, si no atender a muchos; es decir, no hacer un trato de uno a uno, si no de uno a muchos. Y te preguntarás: ¿cómo se hace eso? , bueno pues si estás en la industria del conocimiento, estás en la industria del servicio, de la mentoría, del coaching, de la formación, de la asesoría, etc.

Si puedes atender a muchas personas a la vez puedes ayudar mejor, y ¿cómo se haría eso?

Puedes hacer grupos de mentorías, no a una sola persona, o unas pocas, si no atender a grupos de treinta, de cuarenta… y más personas. Una mentoría en grupo.

Otra de las formas es un webinar, un Facebook live, IG live… hay muchísimas plataformas que puedes utilizar para atender a muchas personas a la vez, sin desplazarte y sin moverte de casa. Ayudarás a personas que están en muchos sitios del mundo y que tú puedes ayudar desde tu casa. Otra de las cosas que puedes hacer es dar valor a través de una conferencia, así estás sirviendo a muchas personas a la vez, estás sacando el máximo provecho de tu tiempo y cumpliendo ese sueño de ayudar a cuantas más personas mejor.

Puedes hacer mas cosas, por ejemplo, puedes grabar un video en tu web, en YouTube, y ese video va a servir las 24 horas del día a muchísimas personas que lo van a ver, sin que tú tengas que hacer absolutamente nada, salvo grabarlo y subirlo. Estarás ayudando a muchas personas, de una forma remota, y de una forma que se multiplica en el tiempo y en el número de personas que sirves.

Mira este vídeo:

Lée el libro:

Entra en la mentoría:

Freelance rico

Seguramente conoces a muchas personas que tienen una profesión, pero no tienen un negocio, es decir tienen trabajo pero en realidad no salen de un empleo o de un auto empleo, aunque sean autónomas, aunque sean FreeLance, no dejan de ser autoempleados, lo cual se significa que siguen teniendo un empleo. Y un empleo no es un negocio. Estó es algo que tiene que quedar muy claro a la gente: tener trabajo no es un negocio, tener una profesión no es un negocio, tener un empleo no es un negocio y nunca lo será. Si eres freelance sé rico, no pobre.

Un empleo no es un negocio.

Ahora bien, si quieres convertir esa profesión en un negocio, si quieres convertir ese conocimiento y esa experiencia que tú tienes en algo realmente sólido y que valga dinero al margen de ti; es decir, que no te exija a ti que estés trabajando continuamente y que no puedas dejarlo en legado, sino que puedas construir algo que es un negocio.

No puedes dejar un tarbajo a tus hijos (ni debes) pero puedes (y debes) dejarles un negocio.

Yo le enseño a la gente a construir un negocio a partir de una profesión, de un trabajo o de un autoempleo; es decir, les enseño eso porque la escuela, la universidad, no enseña eso. La universidad les enseña a aprobar exámeners, a conseguir un trabajo o a buscar empleo, pero no te enseñan como construir un negocio, como vivir muy bien de aquello que tu has aprendido en la universidad. Probablemente porque no lo saben, no van a enseñártelo nunca, así que alguien tiene que enseñarte cómo convertir aquello que tú has aprendido en una auténtica mina de oro. Yo lo llamó la máquina de hacer dinero, y es una máquina de hacer dinero porque el conocimiento es el nuevo petróleo del siglo XXI.

Crea tu propia máquina de hacer dinero a demanda: tu negocio (freelance rico).

Bueno y visto la situación, te preguntarás ¿ Y qué solución hay a esto ?, pues básicamente se reduce a una palabra, en convertirte en un experto. Un experto es alguien que básicamente está especializado, está enfocado, se dirige a un público muy concreto, resuelve un problema muy concreto y además no solamente está especializado, si no que además se ha diferenciado de otros expertos que hacen exactamente lo mismo.

Mira este vídeo para saber más:

Puedes leer mi libro para profundizar:

Pero aún mejor si entras en mi grupo de mentoría:

¿A qué te dedicas?

Esta es una pregunta que debes tener muy clara. Tu ocupación. Es una pregunta que te harán… seguramente en tu vida social las personas te preguntan eso: ¿a qué te dedicas?, y tú eres el que tiene que explicarle al mundo a qué te dedicas, y si no te preguntan, no importa, tú se lo dices igual. Aprende a presentarte.

Tengo unas pautas para responder a esta pregunta, lo que te aconsejo es que no te presentes con un título standart, un oficio, una profesión, unos estudios, un diplomado en tal…, licenciado en aquello…, estudie esta cosa…, nada de eso. Eso aburre hasta la muerte y no dice nada.

Eso no le interesa a nadie, de hecho hay muchísima gente que ha hecho exactamente lo mismo que tú, que ha estudiado eso que tú has estudiado, así que no te presentes con un título, un diploma, una certificación, unos estudios… nisiquiera con una profesión. No digas: soy coach, soy ingeniero, soy médico, soy abogado… nada de eso, por que así no te diferencias, aburre a la gente y de hecho no enlaza con ningún problema que tenga esa persona, con ningún problema concreto al menos, así que mejor dí lo que consigues, no lo que has estudiado. Lo que consigues para tus clientes.

Mira te voy a dar una plantilla, una plantilla muy simple con 3 puntos para que te presentes de una forma efectiva y seria.

  1. Punto número uno, dices a qué ayudas a -tu público-, profesionales de…, a resolver un problema concreto -puedes mencionar alguno de los problemas mas típicos con los que tú te sirvas-. Repito: primer punto, ayudo a -tu público, clientela- a…
  2. Punto número dos, especificas qué problemas más importantes son los que requiere la gente de ti,
  3. Punto número tres, les explicas qué beneficios tienen al trabajar contigo. Para conseguir: esto, esto y esto…

Es así de simple: ayudo a…, a resover… , y para conseguir… Esa es tu ocupación.

Ya está, con esta plantilla la gente se hace una idea clara de: a quién ayudas, en qué les ayudas, y para conseguir qué cosa les ayudas.

Mira el video para entender mejor…

Puedes leer el libro para ampliarlo:

Ven a mi mentoría para cambiarlo todo:

 

¿Emprender o no emprender?

La pregunta: ¿Es un buen momento para emprender?, se responde sola. Hay un dicho chino que dice que el mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años y el segundo mejor momento es hoy.

Si piensas en emprender, ya deberías haber empezado hace mucho.

Así que si hubiéramos creado una empresa hace veinte años, o hace diez años, ya tendríamos ingresos, sombra, tendríamos un negocio rodado.

Yo creo que vamos tarde. Quién empezó bien, quién no va tarde. Si hubiéramos empezado hace un tiempo mejor y si no hoy. Estamos en un momento en el que emprender es más sencillo porque contamos con mucha tecnología, muchos medios y con una comunicación muy desarrollada, así que este es un momento excelente para emprender.

Si alguna persona se queja de que los bancos no dan crédito o si estamos en una crisis permanente, creo que en realidad son excusas, por que básicamente el momento de emprender es ahora y aquí.

Quién no tenga dinero puede invertir creatividad e imaginación.

No todos estamos preparados, o no queremos emprender, de acuerdo. No es para todo el mundo pero sí al menos para la mitad de la población activa.

No hay una burbuja de emprendimiento, hay una burbuja de empleo que va a estallar.

Emprender básicamente es una actitud, es una mentalidad, es un estilo de vida y si no se crea ese mindset y los valores acordes al emprendimiento, casi mejor no emprender.

Mira este video:

Lée el libro:

Entra en la mentoría del Programa Experto: