Entradas

Cómo tomar decisiones inteligentes

Ser emprendedor es tomar decisiones constantemente, sin parar.

Nadie nos ha entrenado para tomar decisiones. Las escuelas, universidades, no nos entrenan para tomar buenas decisiones. Tampoco sabemos cómo hacerlo a nivel personal, obviamente.

Las pequeñas decisiones son las más importantes. ¿Por qué?, porque las grandes decisiones son aquellas como: si te casas, si te compras un piso, o si te cambias de trabajo… esas son pocas decisiones en la vida, son muy pocas. Pero las pequeñas decisiones se toman cada día de la vida.

Y las que tomamos cada día son esas pequeñas decisiones de: si como sano o no como sano, si leo o no leo, si hago ejercicio o no hago ejercicio… y los resultados de nuestra vida son la suma de esas pequeñas decisiones.

Vamos a explicar 4 métodos, porque como te decía antes, nadie nos da un método para decidir, cuando es una cosa que tenemos que hacer todos los seres humanos y más los emprendedores.

Mira este video:

Entra en el grupo:

 

Tengo una idea

Quiero explicarte sobre algo que oigo a menudo cuando hablo con las personas que quieren emprender, y es lo siguiente: “Tengo una idea, tengo una gran idea, tengo una idea muy buena”.

Las ideas sirven de poco para los que solo piensan.

No quiero aguarle la fiesta a nadie, pero es que ideas tenemos todos, ideas buenas también. El truco no está en tener una idea, incluso en tener una gran idea. El truco está en cómo se ejecuta la idea; es decir, es más importante la forma en la que pones en escena la idea que la idea misma. Su ejecición es lo que cuenta.

Una idea mediocre, una idea normal, una idea corriente, pero muy bien llevada a la práctica, puede ser un gran negocio; y sin embargo, una grandísima idea, una muy buena idea, con una mala ejecución, se puede convertir en un gran fracaso. ¿Entiendes?

No es la idea, estúpido, es la ejecución.

Así que lo importante no es tener esa gran idea del siglo. Todo mundo tiene ideas, y buenas a veces; lo importante es la ejecución, la puesta en escena, cómo se va a llevar a la práctica esa idea. Ahí está el truco, y ahí es donde realmente hay que exprimir la creatividad, la imaginación, el esfuerzo.

Una buena idea con la mala energía es un fracaso cantado.

Así que, no te centres tanto en la idea y céntrate más en cómo vas a plasmar esa idea.

Mira este video:

Regístrate al entrenamiento conmigo:

Mapas mentales y Coaching

Eres coach y seguramente estás cansado de hacer informes, de redactar mensajes y de tomar notas y más notas en tus sesiones de coaching.

Tienes toda la información de tu cliente de una forma desordenada, poco atractiva, nada visual,

Todo esto tiene remedio, el remedio, la mejor solución son: los mapas mentales.

Mapas mentales para el coaching, simplemente hacer esquemas visuales para tu comprensión y para la comprensión de tu cliente. Todo en una página.

Sí, no se trata tanto de tomar notas y más notas, palabras y más palabras, sino de hacer en una sola página, un esquema con las ideas clave y las imágenes evocadoras que consideres para tener una visión global, y muy visual, de la situación.

Puedes utilizarlos de muchas maneras, por ejemplo, si vas a diseñar un proceso de coaching lo primero es hacer un mapa mental de todo ese proceso de coaching, sesión 1, sesión 2, sesión 3, etc.

Después un mapa mental para cada sesión con los temas que creas que hay que tocar en cada una de esas sesiones, y ya dentro de la sesión seguramente tomas notas cuando habla tu cliente. No escribas tanto, dibuja más, haz un mapa mental por sesión.

Nada más que eso y verás cómo te aclaras más con todo lo que tiene que ver con tu cliente y su proceso.

Cuando le ofrezcas unas tareas a tu cliente, pónselo en un mapa mental, un mapa mental para que haga sus tareas, hasta que os volváis a ver.

Mira este video:

Regístrate en la próxima edición de Programa Experto:

Lée el libro o ebook:

“Mentores para emprendedores” me entrevistó

Emprender es un camino de autodescubrimiento, de aprendizaje, de destruir supuestas limitaciones y de descubrirte a ti mismo. Es aprendizaje porque tienes que saber de muchas cosas, con lo cual, no solamente cambia tu profesión, sino que cambias tú como ser humano.

Yo creo que emprender, es un proyecto de vida. Estamos acostumbrados a emplearnos y yo tengo que decirte que:

Estar empleado es una anomalía, es una excepción, debería serlo.

De hecho históricamente, el empleo es como un paréntesis, que se abrió en un momento de la historia en el que las personas fuimos empleadas. Ya se cerró.

Pero fuera de ese paréntesis, es decir, hace tiempo la gente era emprendedora, y en el futuro lo volverá a ser, así que aquel que aún no esté emprendiendo, que vaya pensando que este paréntesis se va a cerrar y que esta anomalía que conocemos como empleo, que nos parece normal, porque nacimos en este paréntesis, y cuando naces ahí dentro, te parece normal todo lo que está ocurriendo, se acaba.

Le digo a la gente que se prepare para salir de la anomalía y vuelva a la realidad.

Un activo es fácil de entender, hablando en términos financieros o económicos, un activo es algo que te pertenece y te da rendimiento,. Es algo que te pertenece, tú eres el dueño, y te da rendimiento. Y la pregunta es: ¿un EMPLEO puede considerarse un activo?, respuesta NO.

Primero porque no es tuyo. No, no es tuyo, un empleo; es un préstamo que te hacen por un tiempo, y tiene una fecha de caducidad. Segundo, no se pude vender. Entonces, no es tuyo.

El gran problema que le veo a un empleo es que es una fuente de ingresos que no es tuya.

Escucha este audio:

Mira este video:

Lée este libro:

Duplicarte

Seguramente quieres ayudar a muchísima gente, y es cierto que muchísima gente necesita tu ayuda, pero tu tiempo es limitado, no dispones de todo el día, ni de todas las horas que tiene un día para estar ayudando a tantísimas personas, así que me imagino que tu sueño es ayudar a cuantas más personas mejor. Tu intención sería: duplicarte, triplicarte, cuadruplicarte y más aún… si pudieras multiplicarte por infinito, podrías atender infinitas personas.

Lo que voy a proponerte va en esa línea y la idea aquí no es atender a uno, si no atender a muchos; es decir, no hacer un trato de uno a uno, si no de uno a muchos. Y te preguntarás: ¿cómo se hace eso? , bueno pues si estás en la industria del conocimiento, estás en la industria del servicio, de la mentoría, del coaching, de la formación, de la asesoría, etc.

Si puedes atender a muchas personas a la vez puedes ayudar mejor, y ¿cómo se haría eso?

Puedes hacer grupos de mentorías, no a una sola persona, o unas pocas, si no atender a grupos de treinta, de cuarenta… y más personas. Una mentoría en grupo.

Otra de las formas es un webinar, un Facebook live, IG live… hay muchísimas plataformas que puedes utilizar para atender a muchas personas a la vez, sin desplazarte y sin moverte de casa. Ayudarás a personas que están en muchos sitios del mundo y que tú puedes ayudar desde tu casa. Otra de las cosas que puedes hacer es dar valor a través de una conferencia, así estás sirviendo a muchas personas a la vez, estás sacando el máximo provecho de tu tiempo y cumpliendo ese sueño de ayudar a cuantas más personas mejor.

Puedes hacer mas cosas, por ejemplo, puedes grabar un video en tu web, en YouTube, y ese video va a servir las 24 horas del día a muchísimas personas que lo van a ver, sin que tú tengas que hacer absolutamente nada, salvo grabarlo y subirlo. Estarás ayudando a muchas personas, de una forma remota, y de una forma que se multiplica en el tiempo y en el número de personas que sirves.

Mira este vídeo:

Lée el libro:

Entra en la mentoría:

Freelance rico

Seguramente conoces a muchas personas que tienen una profesión, pero no tienen un negocio, es decir tienen trabajo pero en realidad no salen de un empleo o de un auto empleo, aunque sean autónomas, aunque sean FreeLance, no dejan de ser autoempleados, lo cual se significa que siguen teniendo un empleo. Y un empleo no es un negocio. Estó es algo que tiene que quedar muy claro a la gente: tener trabajo no es un negocio, tener una profesión no es un negocio, tener un empleo no es un negocio y nunca lo será. Si eres freelance sé rico, no pobre.

Un empleo no es un negocio.

Ahora bien, si quieres convertir esa profesión en un negocio, si quieres convertir ese conocimiento y esa experiencia que tú tienes en algo realmente sólido y que valga dinero al margen de ti; es decir, que no te exija a ti que estés trabajando continuamente y que no puedas dejarlo en legado, sino que puedas construir algo que es un negocio.

No puedes dejar un tarbajo a tus hijos (ni debes) pero puedes (y debes) dejarles un negocio.

Yo le enseño a la gente a construir un negocio a partir de una profesión, de un trabajo o de un autoempleo; es decir, les enseño eso porque la escuela, la universidad, no enseña eso. La universidad les enseña a aprobar exámeners, a conseguir un trabajo o a buscar empleo, pero no te enseñan como construir un negocio, como vivir muy bien de aquello que tu has aprendido en la universidad. Probablemente porque no lo saben, no van a enseñártelo nunca, así que alguien tiene que enseñarte cómo convertir aquello que tú has aprendido en una auténtica mina de oro. Yo lo llamó la máquina de hacer dinero, y es una máquina de hacer dinero porque el conocimiento es el nuevo petróleo del siglo XXI.

Crea tu propia máquina de hacer dinero a demanda: tu negocio (freelance rico).

Bueno y visto la situación, te preguntarás ¿ Y qué solución hay a esto ?, pues básicamente se reduce a una palabra, en convertirte en un experto. Un experto es alguien que básicamente está especializado, está enfocado, se dirige a un público muy concreto, resuelve un problema muy concreto y además no solamente está especializado, si no que además se ha diferenciado de otros expertos que hacen exactamente lo mismo.

Mira este vídeo para saber más:

Puedes leer mi libro para profundizar:

Pero aún mejor si entras en mi grupo de mentoría:

¿A qué te dedicas?

Esta es una pregunta que debes tener muy clara. Tu ocupación. Es una pregunta que te harán… seguramente en tu vida social las personas te preguntan eso: ¿a qué te dedicas?, y tú eres el que tiene que explicarle al mundo a qué te dedicas, y si no te preguntan, no importa, tú se lo dices igual. Aprende a presentarte.

Tengo unas pautas para responder a esta pregunta, lo que te aconsejo es que no te presentes con un título standart, un oficio, una profesión, unos estudios, un diplomado en tal…, licenciado en aquello…, estudie esta cosa…, nada de eso. Eso aburre hasta la muerte y no dice nada.

Eso no le interesa a nadie, de hecho hay muchísima gente que ha hecho exactamente lo mismo que tú, que ha estudiado eso que tú has estudiado, así que no te presentes con un título, un diploma, una certificación, unos estudios… nisiquiera con una profesión. No digas: soy coach, soy ingeniero, soy médico, soy abogado… nada de eso, por que así no te diferencias, aburre a la gente y de hecho no enlaza con ningún problema que tenga esa persona, con ningún problema concreto al menos, así que mejor dí lo que consigues, no lo que has estudiado. Lo que consigues para tus clientes.

Mira te voy a dar una plantilla, una plantilla muy simple con 3 puntos para que te presentes de una forma efectiva y seria.

  1. Punto número uno, dices a qué ayudas a -tu público-, profesionales de…, a resolver un problema concreto -puedes mencionar alguno de los problemas mas típicos con los que tú te sirvas-. Repito: primer punto, ayudo a -tu público, clientela- a…
  2. Punto número dos, especificas qué problemas más importantes son los que requiere la gente de ti,
  3. Punto número tres, les explicas qué beneficios tienen al trabajar contigo. Para conseguir: esto, esto y esto…

Es así de simple: ayudo a…, a resover… , y para conseguir… Esa es tu ocupación.

Ya está, con esta plantilla la gente se hace una idea clara de: a quién ayudas, en qué les ayudas, y para conseguir qué cosa les ayudas.

Mira el video para entender mejor…

Puedes leer el libro para ampliarlo:

Ven a mi mentoría para cambiarlo todo:

 

El reto de emprender

Emprender con corazón es el camino del sensei.

Hace un tiempo vino a mi gabinete de coaching una persona y me dijo: “el libro EL CÓDIGO DEL DINERO está muy bien, hay algunas cosas que hay que cambiar para que las cosas te vayan mejor, es verdad, pero vamos a saltarnos todo eso, tengo prisa, vamos directamente al tema del dinero, dime qué tengo que hacer para ganar más”. Lo referí a otro compañero, pues yo no quiero trabajar en procesos de coaching en los que no creo. El cambio interior siempre es necesario para el cambio exterior. Y creo que para que las cosas vayan mejor, tienes que ser mejor, tienes que ser mucho mejor… mejor profesional, mejor persona… Eso es lo que quería decir cuando me presentaba coach para emprender con corazón.

Emprender no es ganar a otros, es ganarte a ti.

Creo que debemos introducir conciencia, sabiduría y un poco más de corazón en la economía. Para aprender, antes hay que estar confuso, no se puede aprender si no estás confuso; y ocurre exactamente lo mismo con las oportunidades. Antes de una oportunidad siempre hay una crisis, confusión. No podemos ganar la oportunidad sin pasar la crisis, hay que vivir la crisis, hay que atravesarla toda de punta a punta, hay que trabajarla, hay que hacer de ella una oportunidad.

Siempre he pensado que las crisis son un gran regalo; y además, y no quiero ser cruel, siempre he deseado a todas las personas del planeta que tengan una crisis tan constructiva y tan creativa como destructiva fue al empezar.

Las crisis son el regalo del alma a una mente confusa.

Durante las crisis hay muchos problemas, y las personas les tenemos alergia a los problemas, no nos gustan. Hoya para avanzar, tenemos que buscar problemas que resolver, ¿por qué? porque hay muchísimos y si nos enamoramos de la solución a un problema, y ayudamos a solventar ese problema, tendremos cola de clientes. Lo que tenemos que hacer no es buscar soluciones, si no lo que debemos de buscar son problemas, ¿cuál?, aquel que cada uno quiera solucionar y si lo hace bien, tendrá cola, tendrá trabajo y prosperidad ganatizados.

Ve el video y entenderás más:

 

Puedes leer el libro:

O mejor, entra en mi grupo de mentoring:

¿Emprender o no emprender?

La pregunta: ¿Es un buen momento para emprender?, se responde sola. Hay un dicho chino que dice que el mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años y el segundo mejor momento es hoy.

Si piensas en emprender, ya deberías haber empezado hace mucho.

Así que si hubiéramos creado una empresa hace veinte años, o hace diez años, ya tendríamos ingresos, sombra, tendríamos un negocio rodado.

Yo creo que vamos tarde. Quién empezó bien, quién no va tarde. Si hubiéramos empezado hace un tiempo mejor y si no hoy. Estamos en un momento en el que emprender es más sencillo porque contamos con mucha tecnología, muchos medios y con una comunicación muy desarrollada, así que este es un momento excelente para emprender.

Si alguna persona se queja de que los bancos no dan crédito o si estamos en una crisis permanente, creo que en realidad son excusas, por que básicamente el momento de emprender es ahora y aquí.

Quién no tenga dinero puede invertir creatividad e imaginación.

No todos estamos preparados, o no queremos emprender, de acuerdo. No es para todo el mundo pero sí al menos para la mitad de la población activa.

No hay una burbuja de emprendimiento, hay una burbuja de empleo que va a estallar.

Emprender básicamente es una actitud, es una mentalidad, es un estilo de vida y si no se crea ese mindset y los valores acordes al emprendimiento, casi mejor no emprender.

Mira este video:

Lée el libro:

Entra en la mentoría del Programa Experto:

 

Misión emprender, el podcast

Recuerdo cuando en el año del 2005 se empezaba hablar de emprender, yo ofrecía una formación: “De empleado a emprendedor” a la que no venía casi nadie, por que la gente no entendía lo que significaba emprender; y el que lo entendía, salía corriendo.

Por aquel entonces no estaba para nada de moda ,es más era un tema un poco exótico y  no atraía a la gente. Casi les daba arcadas, pues creían en un buen empleo.

Al final tuve que cambiarle el título a esa formación para que la gente entrará en ella,  y le puse el nombre de “Libertad financiera”, a ese se apuntó todo mundo, porque los efectos molan a la gente, no las causas.

Sin embargo a las causas no se apuntan y para tener libertad financiera -que es un efecto- hay que activar la causa y la causa es emprender.

Yo sé que los conocimientos es mejor tenerlos que no tenerlos, pero eso no va a marcar la diferencia, porque si esa fuera la clave, todo mundo que sale de una facultad de económicas estaría preparado para triunfar en los negocios y no es así, de hecho la mayoría ni siquiera intenta tener un negocio y de aquellos que lo intentan, el noventa por ciento no tienen éxito.

Así que no debe de ser esa la clave para tener éxito en el mundo de los negocios, no debe ser pasar por una facultad, tener un master… todo lo cual esta bien pero no es la clave. La clave tiene que ver con la mentalidad del emprendedor, su forma de ver las cosas, sus hábitos y sus conductas y ahí es donde hemos enfocado Sergio y yo el libro.

El libro no va ofrece conocimientos para emprender, sino el mindset del emprendedor.

Escucha este podcast:

Lee el libro:

Ven a mi mentoría grupal: