Entradas

De cero a 5 cifras mensuales de ingresos (otro caso real de éxito en Programa Experto)

Ingresos abundantes.

En este post Federico Hirigoyen, alumno de anteriores ediciones de Programa Experto, nos cuenta qué hace, cómo le va y qué le ayudó a tener el éxito que está teniendo en su mercado de coaching… De entrada te diré que FH ayuda a las personas a recuperar a su ex. Pero prefiero que sea él mismo quien te cuente más…

“Hace un año, antes de participar del Programa Experto con Raimon, no era capaz de definirte a qué me dedicaba. Apuntaba hacia varios nichos, disperso, confuso, sin enfoque. Y hoy, tengo la precisión del rayo laser y ser capaz de resumir así a qué te dedicas, lo es todo. Tu negocio y profesión se simplifica.

Descartas lo trivial y te centras en lo importante.

Esta claridad se la debo gran parte al Programa Experto de Raimon Samso. Sus 10 módulos, clarificarme el tema nichos de mercado y modelos de negocio, tu propio ebook, escalabilidad global, tarifas de experto, automatizacion, hace un año me sonaba ciencia ficción (te repito, pues no tenia claro mi nicho, testear testear y testear y definir tu nicho lo es todo, luego es simple lo demás) y hoy es una realidad para mi.

En la actualidad, tengo 5 ebooks escritos y fueron número 1 en descargas en su categoría durante su lanzamiento, 2 de ellos también en papel (y 10 más bocetados y en camino; una vez que abres el grifo de tu creatividad y te lo crees, ya no te detienes), y en unas semanas estaré presente en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires, donde vivo.

 

con mi primer cheque de Amazon

 

Tengo mas clientes de los que puedo gestionar y lista de espera (así como lo lees) para ingresar a mi entrenamiento online mensual. Un canal en Youtube con más de 12.000 suscriptores, una Lista de Difusión en whatsapp con mas de 2.000 miembros de todos los rincones del mundo, una Comunidad en Facebook (mi tribu, otro concepto que aprendí con Raimon) con más de 10.000 personas.

 

con mi segundo libro en papel

 

Y un equipo de freelancers global contratados ayudándome. No sé nada de programación ni cosas técnicas ni quiero saberlo, lo delego todo (otro éxito para Raimon, pues antes yo quería hacerlo todo y no sabía ni daba abasto y me agotaba). Solo sé ser creativo y generar ideas y contenidos y más contenidos.

Ese es tu trabajo, tal vez: generar contenido y ajustar y repensar tu modelo de negocio. Nada mas. Mantenlo simple.

 

transmito en vivo tanto en Facebook como en Youtube

 

Soy emprendedor desde hace años y tengo 3 emprendimientos en la calle que funcionan muy bien. Hoy los tengo totalmente delegados y mi ocupación principal es emprender en Internet. Internet es otro nivel, otra escala, y otro nivel de ingresos. Desde hace 6 meses que, mes tras mes, gano más que con los otros 3 emprendimientos juntos y obtengo cifras de cinco dígitos.

Es el negocio del siglo XXI (Raimon dixit😉)

Comence a tener resultados el día que durante el Programa Experto hice click en mi mindset y dejé de comprar mis excusas y empecé a tomar acción masiva. Probar y probar sin miedo a equivocarme. En Internet todo puede corregirse y ajustarse. Una y otra vez.

Y ahora estoy pudiendo cumplir mis más locos sueños.

Es mi deseo que mi testimonio pueda inspirarte a aplicar de una vez por todas lo que aprendas con Raimon. Te aseguro que funciona. Y el mundo seguro que necesita conocer tu mensaje. No nos dejes esperando… un abrazo

Ya lo has visto: coach, autor, marketer… Federico Hirigoyen es coach en desarrollo personal y le encuentras en:

www.FedericoHirigoyen.com

www.Recuperala.net

 

 

DE ALUMNA A COLABORADORA DE RAIMON SAMSÓ (otro caso real de éxito)

DE ALUMNA A COLABORADORA DE RAIMON SAMSÓ

Se llama Lucía Jiménez, se inscribió a mi curso Programa Experto y acabó siendo una colaboradora mía, proveedora de imágenes y dibujos para mis infoproductos. Ahora después de nuestro coaching y mentoria, Lucía Jiménez brilla con luz propia en su profesión y es un caso más de éxito en el Programa Experto. Ella es encantadora, divertida, creativa, lista, genial… Conócela en esta entrevista…

 

¿Algunos datos personales para conocerte?

Tengo 43 años y vivo actualmente en Madrid. Tengo dos niños pequeños de 5 y 7 años y mi pareja se llama Roberto. Él es de Cerdeña, así que imagínate dónde me voy cada verano…

¿Por qué te interesaba el PROGRAMA EXPERTO?

Yo había estudiado coaching y me interesé por el P.E.  porque necesitaba un nicho con el qué posicionarme así que empecé como coach de relaciones y de comunicación después de haber dejado un empleo estable en una importante empresa española. Yo era buena alumna y apliqué las enseñanzas del programa a rajatabla: Tuve web, blog , talleres e  incluso llegué a crear unas tertulias “amorosas” que tuvieron éxito en Madrid, tanto que salieron en prensa y radio. Pero no funcionaba…

¿Por qué no funcionaba?

Creaba cosas chulas pero económicamente me iba muy mal. Seguían pasando los meses, pero yo no terminaba de ver la luz. Y no disfrutaba del trabajo así, porque mis necesidades económicas estaban en juego. Entré en una dinámica rara, estuve un año dando tumbos, persiguiendo clientes como loca, deprimiéndome… hasta que enfermé. Me diagnosticaron una enfermedad autoinmune grave y estuve en el hospital dos semanas. Cuando salí apenas caminaba. En casa yo me sentía fatal: desmotivada, enferma y sin dinero. Mi sueño de ser una experta en algo y de vivir por mi cuenta se esfumaba…

¿Y qué paso después?

Yo tengo una tableta digital y recuerdo que dibujaba mucho con ella en mi periodo de recuperación porque siempre me gustó ilustrar. Como no podía salir a la calle… por un lado económicamente estaba mal, pero ¿sabes? yo veía que dibujando fluía y que estaba tranquila y feliz, y empecé a cuidarme de nuevo. Yo tenía cada día más fuerza.

Un día lo vi claro: ¡Dibujando era feliz! ¡Hacer guiones me hacía feliz! Y por fin entendí que todo lo que nos contaba Raimon tenía un sentido: no nos empeñemos en ser expertos en algo que no nos apasiona. Él insistió mucho en aplicar la fórmula GEL: GROW, EXPERIENCE & PASION. Pasión, Pasión, Pasión… No me iba bien siendo coach porque yo no había sido llamada para ser coach, no era mi pasión. Nunca lo fue, aunque yo me empeñara en ello; yo lo único que quería era salir de mi trabajo de oficina anterior y elegí el coaching como podía haber elegido otra cosa. Era una escapatoria, una opción cualquiera, una moda…

¿Y entonces cuál es tu pasión?

La ilustración, el humor y la formación.

¿Cómo has aplicado lo aprendido en el P.E. con tu recién pasión descubierta?

Lo metí todo en un saco y nacieron mis GUÍAS ILUSTRADAS, con las que ayudo a los profesionales a difundir su mensaje a través del dibujo y el humor. A partir de ahí el resto fue rodado, fácil y rápido porque apliqué las herramientas aprendidas a un trabajo que me acababa de inventar pero que me “flipaba”. Y enseguida vi los resultados.

Eso, ¿Cuándo empezaron esos resultados?

¿Te quieres creer que solo me bastaron mandar 30 emails de mis contactos para estar bien económicamente 8 meses? ¡Así fue! Era la primera vez que recibía dinero de manera regular. Tuve la idea de que si bien no me había convertido en una buena coach al menos podría servir para los coaches y consultores  y elaborar sus guías. Y así hice.

¿Qué haces ahora que antes no hacías?

Divertirme mientras trabajo, ilusionarme cada vez que dibujo, y he dejado de preocuparme por los resultados porque sé que es un producto bueno y el dinero vendrá, tan solo busco maneras de mejorar mi técnica y hacerla llegar a los clientes.

¿Cómo atraes a clientes?

La mayoría vienen por el boca a boca o son gente que acaban encontrándome de alguna manera porque tienen necesidades que yo les puedo cubrir.

¿Y la visibilidad y los contactos?

Todo ha subido, incluso apareceré en prensa dentro de poco, la lo verás.

¿Eres feliz ahora?

Muy feliz. Cómo agradezco no haber tirado la toalla y haber reflexionado sobre en lo que quería convertirme como experta. Mi vida ahora es genial: mi salud ha mejorado, gano dinero, me río y además soy dueña de mi tiempo y de mi espacio porque puedo dibujar cuando y donde me dé la gana. ¿Hay algo mejor?

¿Algo que añadir a esta experiencia?

Soy una mujer que con 43 años me he reinventado y he conseguido crear una marca haciendo algo que me encanta y por eso merezco que yo misma me reconozca ese mérito. Y lo importante es que todos podemos lograr éxitos así.

¿Planes futuros?

¡Muchos! pero te los digo en otra entrevista

Lucía Jiménez Barca es ilustradora y creadora de las GUIAS ILUSTRADAS, donde ayuda a contar los conocimientos de otros a través de las viñetas y el humor.

Conoce a Lucía Jimenez en:

www.luciajimenezbarca.com

www.guiasilustradas.com

luciajimenezbarca@gmail.com

 

ENTRA EN EL PRÓXIMO GRUPO DE MENTORÍA DE RAIMON SAMSÓ: PROGRAMA EXPERTO

 

El caso de éxito de Valeria Alba: desde Holanda al mundo

¿Quién es Valeria?
Valeria es un caso de éxito, se registró a mi Programa Experto, hace un par de años. Así es como la conocí. Estaba empezando como consultora para mujeres. Hoy es coach de Emprendedoras, formadora, una madre orgullosa y una persona optimista y feliz. A través de su página web valeriaalba.com ayuda a mujeres de habla hispana a crear la vida y el negocio que desean y sueñan. Y todo esto lo hace desde Holanda, un país nuevo para ella.

¿Por qué se enfoca especialmente a mujeres? Porque está convencida que las mujeres tienen el poder de generar grandes cambios en el mundo actual y ella quiere ser parte de ese movimiento. Yo estoy de acuerdo con ella. Hasta la fecha algo más de la mitad de participantes al Programa Experto son mujeres. Cada vez más mujeres entienden la importancia de su rol y eso las motiva a formarse, a crear negocios y buscar hacer la diferencia. Ese afán de superación y cambio es lo que inspira a Valeria a trabajar con ellas.

¿Cómo surgió la idea de dedicarse a esto?
Según me contó, por una necesidad de cambio y como respuesta a la frustración que experimentó ella al emprender por primera vez.
En 2013, con una situación laboral cómoda y un estilo de vida muy a su gusto, decidió dar más significado a su vida ayudando a otras mujeres.
Pero no tenía ni idea como hacerlo.

Creó dos proyectos (una tienda online y una escuela de idiomas) que a pesar de sus buenas intenciones, un año después ya habían fracasado.
Y la verdad es que tenían que fracasar, porque emprendió sin involucrarse desde el corazón y sin tener una afinidad genuina con lo que estaba haciendo.
Además porque no tenía una visión clara, ni un modelo de negocio rentable, tal como Valeria reconoce.

A raíz de su experiencia, cambió y resolvió ayudar a otros a cambiar esa mentalidad y habilidades emprendedoras que ella no tuvo cuando empezó.
Buscó inspiración y la manera de convertir su conocimiento y habilidades en una actividad satisfactoria y rentable (en ese orden). Durante esa fase, las ideas de Sergio Fernández, Raimon Samsó y Brendon Burchard entre otros, le ayudaron a encontrar su propósito y ver el mundo con otros ojos.

Entendió que para lograr sus objetivos debía cambiar de mentalidad, formarse y emprender desde el corazón.

Su meta se convirtió, a partir de ese momento, en facilitar el camino de otras emprendedoras hacia un negocio exitoso y una vida más significativa.
Para lograrlo, siguió un concienzudo plan de estudios alrededor del coaching, la emprendeduría y el marketing online.

La formación fue decisiva en este gran cambio: Un rol importantísimo. Al comenzar su proyecto, necesitaba la seguridad que da el conocimiento y su estrategia fue aprender de los mejores. Invirtió una gran cantidad de tiempo y dinero en su formación.

Buscó el apoyo de mentores excelentes, como dice Valeria. Uno de ellos, tuve la suerte de ser yo, a través de mis libros y específicamente del Programa Experto. El programa le ayudó muchísimo, le dio claridad, estrategias y la información necesaria para crear el negocio que deseaba. Lo mejor es que no aprendió a copiar una fórmula, sino a combinar herramientas e ideas para crear una versión auténtica de negocio.

Después de la formación vino un proceso de introspección y trabajo interior.

Estaba preparada para lanzar el proyecto, pero necesitaba crecer más a nivel personal, reconoció ella. Dedicó el 2015 y parte del 2016 para definir su propósito, ampliar su mentalidad, aclarar ideas, implementar hábitos ganadores, mejorar las finanzas y cuidar la salud.
Todo esto, mientras trabajaba en una universidad holandesa, mejoraba las habilidades como coach y cuidaba de su familia. Sí, Valeria es madre emprendedora. Fue un período duro pero absolutamente necesario. Que no es poco…

A mediados del 2016 y después de haber ganado el juego interior, lanzó oficialmente su plataforma digital y comenzó a moverse en las redes sociales.
Al principio no pasó mucho, es lo normal cuando estas empezando, era algo que ya tenía calculado. Este es un trabajo a largo plazo y de consistencia; y saberlo da la fuerza para seguir adelante, independientemente de los resultados.

Utilizó Facebook como trampolín para hacer crecer su lista de suscriptores. Y tuvo éxito. En 8 meses desde que creó en Facebook https://www.facebook.com/jvalba/ ha conseguido una comunidad activa de más de 13.500 mujeres de todos los rincones de Latinoamérica y algunos de España. ¡¡¡ Woooooow buen inicio !!!

Hoy mira con satisfacción y orgullo un proceso que le ha permitido crecer personal y profesionalmente. Actualmente impacta en la vida de muchas de mujeres, continua aprendiendo, hace lo que le gusta y le pagan muy bien por ello.

Este es el mejor regalo que pudo darse a sí misma: atreverse y hacerlo real.

Estos son los 3 errores que cometió Valeria al comenzar:

  1. No tener una visión clara de quién era y a dónde quería llegar. Esto me hizo perder tiempo valioso.
  2. Querer hacerlo todo perfecto. Al final esa necesidad de perfección no es otra cosa que una manera sutil de autosabotearte. Una expresión de temor y de falta de foco. Cuando me permití un poco de imperfección, comencé a disfrutar de una vida mucho más relajada y productiva.
  3. Querer saberlo todo antes de empezar. Mi necesidad de conocimiento era enorme y me llevó a formarme exhaustivamente. Pero llega un momento en que la teoría debe dar paso a la acción para obtener claridad y ver resultados. La claridad no aparece por un ejercicio intelectual, se da probando, cometiendo errores, escuchando a la gente, testando tus productos o servicios, etc.

Le pedí algunos consejos a Valeria para emprendedores, y aquí están:

* Metamorfosear tu vida antes de emprender. Hacer un trabajo integral y mejorar tu mentalidad, tus creencias, tu relación con el dinero y con otros, tu comunicación, tus hábitos, tu estado físico y espiritual. Después es más sencillo crear el negocio que deseas.

*Definir que significa el éxito para tí a nivel personal y profesional e ir por esa idea.

*Entender que un negocio tiene diferentes fases y que cada una exige una mentalidad y habilidades diferentes.

*Ser paciente y consistente. Como emprendedor vas a encontrar muchos obstáculos en el camino. Por eso debes escoger hacer algo que te encante para poder mantenerte por mucho tiempo.

*Formarte continuamente, trabajar con gente inspiradora, lanzarte sin estar listo, soñar en grande, cometer errores, ser creativo, servir y utilizar tu negocio para mejorar el mundo.

“Emprender es una aventura que ofrece muchas posibilidades, te ayuda a crecer y si lo haces bien te concede el estilo de vida que deseas.
Lo más importante es que te permite contribuir y mejorar tu entorno y el mundo”. Valeria Alba.

Un día me contó este caso de éxito entre sus clientes, mujeres emprendedoras…

“Hace poco trabajé con Ana, una artista muy prolífera que contaba con una hermosa colección de pinturas abstractas. Sus pinturas estaban guardadas en su casa porque ella, a pesar de apreciar su trabajo, no se atrevía a vender. De vez en cuando, Ana invitaba a amigos y conocidos a ver su trabajo. Y aunque ofrecía su trabajo a buenos precios, casi nunca vendía.Ana me buscó para ayudarla a vencer sus temores y darle forma a un negocio alrededor de su talento.Después de trabajar juntas, Ana reivindicó a la artista y descubrió la emprendedora que llevaba dentro. Creó una marca que representa sus gustos y valores y se dirigió a un público muy específico. Ana logró vencer sus temores y comenzó a vender su trabajo online como parte de una estrategia basada en sus habilidades.Ahora, ella vende sus pinturas por internet a todo el mundo. Y le pagan por lo menos 3 veces más de lo que acostumbraba a pedir”.

Cuando la escucho contarme todo esto, no puedo más que sentirme orgulloso de su trabajo. Es una mujer valiente y ganadora y celebro que el Programa Experto la haya ayudado. Pero, como siempre ocurre… Las personas eligen su destino. Y eso es lo emocionante.

Más sobre su negocio en: www.valeriaalba.com

CASO REAL DE EXPERTO: DE EMPLEADO A BLOGGER DE REINVENCIÓN

Esta es su historia, un caso real…

Este es un post invitado de Álvaro López del blog Autorrealizarte.com en el que nos cuenta su historia de reinvención profesional. Alvaro asistió  a una de las ediciones del PROGRAMA EXPERTO y cambió su profesión de empleado a experto en reinvención.


Cuando Raimon me invitó a contar mi historia de reinvención no me imaginaba lo que ese ejercicio de memoria iba a dar de sí. Desde que empecé a sentirme insatisfecho en mi trabajo hasta hoy, que disfruto de lo que hago y del estilo de vida que quiero, han pasado muchas cosas. Ha sido un gran proceso de aprendizaje en mi vida, en el que he tenido que conocerme mucho mejor, superar importantes bloqueos y deshacerme de cosas que no me servían en mi vida.

Pero mejor te lo voy contando poco a poco a través de mi propia historia. ¿Me acompañas?

ABURRIDO EN MI TRABAJO

Aunque sea remontarse demasiado, todo empezó con mis estudios. Como la mayoría escogí mi carrera sin reflexionar si era mi verdadera vocación. Así acabé siendo ingeniero, y después de algunos empleos acabé como Jefe de Proyecto de instalaciones de señalización ferroviaria en una importante empresa de Madrid.

El trabajo era interesante, aunque extraordinariamente exigente por estar asociado a fechas políticas que había que cumplir sin retrasos. Sin embargo, tras 5 años empecé a cansarme de ciertas rutinas y sentí que necesitaba un cambio. Providencialmente, mi empresa fue adjudicataria de un contrato en Ankara, Turquía, y abrió una convocatoria interna para ocupar el puesto de jefe de proyecto y representante en aquel país. Resulté ser el elegido para el puesto, no porque fuera la persona más cualificada, sino porque fui el único candidato al puesto. Nadie más se presentó. Eran años de bonanza económica y eso de marcharse a la cuna del kebab, para la mayoría no resultaba nada atractivo. A mí sin embargo me apetecía un nuevo reto, y vivir en un país culturalmente muy distinto era algo que siempre me había apetecido. Sin embargo, al año de estar allí ya estaba completamente quemado.

UN MANOJO DE CRÍTICAS Y QUEJAS

Llevaba tiempo que tenía una sensación de que algo no estaba bien, como si mi vida no encajara. Había terminado una relación de pareja y eso desató un estado emocional algo caótico. Estaba sólo, expatriado a más de 3.000 kilómetros de mi familia y trabajando de sol a sol. No tenía la idea de escapar de allí, tan sólo me quejaba y endosaba la responsabilidad de mi problema a los demás.

Que si mis jefes no entendían lo difícil que era lidiar culturalmente con los turcos, que si el cliente no respetaba lo más mínimo mi vida personal y nos hacía participar en reuniones a horas intempestivas que duraban horas y horas… Es decir, desde mi perspectiva yo no hacía nada mal, y eran los demás los que generaban ese sentimiento de insatisfacción que me amargaba la vida.

Todo eso desembocó en un cuadro importante de estrés según el diagnóstico médico. Su advertencia fue demoledora: “Álvaro, si tú no paras, tu cuerpo lo hará por ti”. Entonces me aconsejó cambiar de hábitos: hacer más deporte, salir antes del trabajo y poner en orden mi vida. Básicamente me vino a decir que el problema residía en mí, y que obviamente la solución también, por lo que solucionarlo estaba en mis manos.

GESTIONANDO MIS EMOCIONES

Empecé a nadar a las 6:30 de la mañana para poder estar a las 8:00 en la oficina. Por la tarde era prácticamente imposible mantener cualquier rutina porque siempre surgían imprevistos. Además me apunté a un curso de inteligencia emocional, porque me di cuenta de lo ignorante que era en ese sentido. Administraba un contrato de varios millones de euros y me reunía con altos cargos públicos, pero no tenía ni idea de gestionar mis propias emociones.

Hacer ese curso supuso un antes y después, ya que empecé a interesarme cada vez más por el Desarrollo Personal.

SIN TERMINAR DE SALIR DE LA RUEDA

Sin embargo, de repente a mi empresa le adjudicaron en Estambul uno de los proyectos ferroviarios más importante de todos los tiempos, y decidieron que yo era la persona indicada para liderarlo. Era una oportunidad única, ya que significaba escalar hasta una posición de Gerente, me mudaría a Estambul (la ciudad de mis sueños) y pasaría a ganar bastante más dinero.

Recuerdo que recibí la noticia con un nudo en la garganta, con una sensación más agria que dulce; era lo máximo a lo que en aquello momento podía aspirar dentro de mi carrera profesional, y a pesar de saber que eso haría si cabe más difícil mi vida, sentía que no podía rechazarla. Eso sí, estaba lo suficientemente quemado con la empresa como para pedir unas condiciones muy exigentes que en gran medida me concedieron. Así me fui a Estambul y mi trabajo se multiplicó.

DESCUBRIENDO LA SALIDA

En pocos meses mis problemas de estrés habían empeorado pasando a tener ataques de pánico y hormigueos en piernas y manos. Fue entonces cuando, buscando en internet cómo mejorar mi situación me encontré con el programa de Sergio Fernández “Pensamiento Positivo”. Me hice un asiduo al programa y lo escuchaba siempre que podía; ¡me parecía tan inspiradoras todas aquellas personas a las que Sergio entrevistaba!

En una de esas entrevistas descubrí a Raimon Samsó, que hablaba por entonces de adelantar la jubilación. Todo lo que decía me atrapaba y decidí investigar más sobre él, lo que me llevó a su bestseller “El código del dinero”. Como estaba en Estambul y no quería dejar de leerlo, me lo compré a través de iBook, siendo el primer libro electrónico que compraba. Según avanzaba en mi lectura sentí como una especie de despertar: ¡Qué ingenuo había sido durante tantísimos años!

Así pues, tras leer el libro decidí que tenía que hacer lo que fuera para conseguir la libertad financiera.

 

Si quieres empezar a construir tu libertad financiera, entra en www.elcodigodeldinero.com y descárgate gratis la guía para principiantes.

 

MI COMPROMISO CON DAR EL SALTO

Tan comprometido estaba que me puse en contacto con Raimon para que me guiara en un proceso de coaching personal. Conocía bien el coaching porque como continuación a aquella formación en inteligencia emocional me apunté a un curso de esa materia. El proceso de auto-coaching me estaba permitiendo conocerme mucho mejor, pero yo quería que Raimon me ayudara con mis finanzas.

Sin embargo, trabajar con Raimon como coach me llevó a otro despertar; no podía permitir que mi vida se me escapara a través de aquella miserable y lacerante experiencia que estaba viviendo. Las herramientas que Raimon me proporcionó en aquel proceso me permitieron deshacerme de creencias y conductas limitantes, no sin un gran trabajo de lucha con mi Ego que me llevó a desidentificarme de mi trabajo por completo.

SALIENDO DE LA MANADA Y CREANDO MIS PRIMEROS INGRESOS PASIVOS

Tras evaluar mi situación económica, y ante la imposibilidad de poder montar nada en paralelo ya que trabajaba más de 12 horas al día, decidí que al final del 2013 dejaría mi trabajo. Sin embargo los acontecimientos se aceleraron y terminé haciéndolo algunos meses antes. Salir del que había sido mi despacho me proporcionó una gran liberación y a pesar de las dudas que tuve antes de presentar mi dimisión, jamás me he arrepentido. Atrás quedaba mi vida en un extraordinario dúplex en el mejor barrio de Estambul, reuniones con ministros, cenas en los mejores restaurantes junto al Bósforo, etc… Parafernalia de estatus y materialismo por la cual sin duda no merecía dejarme la vida.

Lo primero que hice fue utilizar parte de mis ahorros para comprar una vivienda que alquilaría en temporadas cortas a través de internet. De esa manera pude disfrutar de ciertos ingresos pasivos que me permitieran empezar a desarrollar mi proyecto con más calma.

 

Si quieres aprender las claves para invertir en inmuebles, no dejes de asistir a la próxima edición del Seminario Millonario.

 

EL VIAJE DE MI VIDA

Después de tanto tiempo trabajando por cuenta ajena no tenía ni idea que hacer, y para desconectar un poco decidí hacer un viaje que siempre había querido realizar: viajar sólo por La India.

En el viaje sentí por primera vez una sensación inigualable de libertad, ya que no lo había planificado en detalle. La intención era hacer lo que quería cuando me apetecía, sin más lastre que una pequeña mochila. Además, en el tramo final del mismo coincidí con mi padre, al que animé a venir a sabiendas de la ilusión que le hacía a sus casi 70 años. Un viaje único que jamás habría podido haber realizado si no hubiera dejado aquel trabajo.

DECIDIENDO A QUÉ DEDICAR MI VIDA

A la vuelta empecé a plantearme en serio qué hacer. Tenía muchas oportunidades, y el miedo a fracasar y en cierto modo tener que justificar ante los demás que estaba ocupado me llevó a atenderlas todas. Esto fue un gran error, porque sólo sentía verdadera pasión por el Desarrollo Personal. Tanto era así que había creado un blog con el que pretendía difundir mis conocimientos sin ninguna intención de ganarme la vida con ello.

El resto de posibles negocios eran únicamente potenciales fórmulas para ganar dinero que no germinaron.

Mi problema era que había decidido quedarme en Turquía, porque tras 5 años, tenía allí mi novia y gran parte de mi vida.

Hacerme un hueco como coach era algo que iba a ser demasiado complicado teniendo en cuenta que no domino al 100% el idioma turco. Tenía que crear un modelo que me permitiera trabajar de forma deslocalizada. Entonces alguien me dijo que a través de mi blog podía mostrar mi experiencia a cualquier persona del mundo.

Tenía 2 problemas:

  1. No sabía nada de marketing digital.
  2. No tenía suficiente reconocimiento como coach

Así, empecé por hacer un curso de blogging que me permitiera hacerme visible en la nube que es internet.

CONVIRTIÉNDOME EN UN EXPERTO

Entonces me apunté al Programa Experto de Raimon Samsó, y gracias a ello entendí la importancia de orientar el negocio hacia un nicho muy definido que te permita ser identificado como un profesional relevante.

De ese modo orienté mis servicios genéricos en coaching, a una oferta dirigida a un público concreto: aquellas personas que están quemadas en su trabajo y desean salir de él para dedicarse a una actividad que les realice y pueda aportarles ingresos suficientes para disfrutar del estilo de vida que sueñan.

Y así me convertí en experto en “Reinvención Profesional” ayudando como coach a aquellos que no saben a qué dedicar sus vidas a Descubrir sus verdaderos talentos pasionales, y como mentor orientando a aquellos que quieren vivir de un proyecto digital similar al mío.

 

Si tú también quieres ser relevante en tu profesión, apúntate a la próxima edición del Programa Experto. 

 

UNA GRAN LECCIÓN

Todo empezaba a funcionar y tenía grandes planes para finales de 2015 y del 2016. Entonces en una resonancia que me hicieron para analizar un dolor que tenía al final de mi espalda descubrieron por casualidad que tenía un extraño bulto en la pelvis. Tras varios meses de pruebas el resultado de la biopsia indicó que no era benigno, o lo que es lo mismo, me tenían que operar para quitármelo.

En menos de 3 semanas estaba en el quirófano para extirpar aquel cáncer de mi cuerpo. Desafortunadamente en la primera operación no lograron limpiarlo completamente y tuve que pasar dos veces más por quirófano, la última de ellas por una complicación que hizo que estuviera a punto de desangrarme.

Recuerdo que en la UCI pensaba que menos mal que había dejado dos años antes mi trabajo y que estaba dedicando mi vida a algo que realmente tenía sentido para mí: no me habría perdonado estar en aquel trabajo que me consumía y no haberlo intentado.

Finalmente todo salió bien, y en junio de este año salí del hospital y pude empezar a retomar mis proyectos. Sin duda esta experiencia me hizo recordar que somos efímeros y lo importante que es que dedicar mi vida a hacer algo con verdadero sentido.

MIRANDO HACIA NUEVOS HORIZONTES

Después de todo esto sigo viviendo en Estambul con mi mujer, desde donde trabajo de forma deslocalizada. Y lo que es mejor, tengo el placer de decir que hago algo con lo que me siento completamente identificado, que está alineado con mis valores y que me hace sentir realizado.

El camino no ha sido fácil, pero sin duda ha merecido la pena.

Y no se detiene aquí, porque la vida es un eterno aprendizaje, y por eso seguiré aprendiendo de Raimon y de todas esas personas inspiradoras que me rodean para mejorar mi vida y ayudar a los demás a recorrer el camino que les lleve a autorrealizarse.

Si eres una de esas personas inconformistas que desean dejar sus trabajos para alcanzar una vida más plena, te invito a descargar mi guía gratuita con “50 ideas para reinvertase profesionalmente”. En ella que encontrarás inspiración para empezar con fórmulas de lo más originales que te ayudarán a montar un plan B.

¡Gracias por acompañarme hasta aquí! Seguimos.


REGÍSTRATE EN ESTA WEB AL SEMINARIO DE UNA MAÑANA “MAPAS MENTALES” PARA APRENDER EL LENGUAJE DE LOS GENIOS