Promociona tus servicios profesionales

Auto Promoción

1) Habla de lo que haces: ya sabes que una venta empieza en una conversación, por ello habla de lo que haces, habla de lo que haces con todo el mundo sin sonar blando, sino seguro de ti mismo.

La promoción no tiene que ver con forzar o manipular al otro, sino con darse a conocer, hacerse visible, revelarse como una opción de valor. ¡No es un secreto, ni es ilegal!

2) Cómo hablar de lo que haces: Ésta es la pregunta que debes responder. ¿Qué haces?

A la pregunta: ¿Qué haces para ganarte la vida? nunca más respondas con una categoría profesional, eso es un cliché. Es la respuesta errónea que no te traerá más clientes.

Piénsalo, una categoría profesional no te diferencia de tu competencia. Todos tienen ideas preconcebidas sobre las categorías profesionales… y a veces no son muy buenas.

Mejor ensaya esta fórmula de respuesta: ¿Sabes cómo se siente -y es su vida- la gente que desea conseguir algo y no sabe ni qué ni cómo hacerlo? (nicho de mercado+problema). Lo que yo hago es ayudarles a concretar su deseo y a pensar en grande (mis soluciones), para que ellos consigan por la vía rápida sus metas y se sientan satisfechas (beneficios). Practica esta fórmula, en tu servicio, hasta que sea algo natural.

3) Dónde hablar de lo que haces: Pide referencias y pide que te recomienden abiertamente cuando te feliciten por tu servicio, es el mejor momento. Están satisfechos y ese momento vale para pedir algo tan sencillo y gratuito como que te recomienden.

Di lo que haces en: conversaciones, círculos personales, networking, la peluquería… Y gana visibilidad, visibilidad, visibilidad… ¿estás en el escaparate? Luego está el mundo on line: las redes sociales, YouTube, tu blog…

 

Cómo promocionarse

Problema: No te centres en qué haces sino en qué problemas resuelves a tus clientes. Si tú no lo sabes ellos menos. Ejercicio: escribe una lista de los problemas que resuelves a tus clientes.

Beneficios: Céntrate en los beneficios tangibles e intangibles de tu oferta. Habla de lo que ganan al contratarte. Es la primera causa de fallo: omitir los beneficios y soluciones. Ejercicio: escribe una lista de los beneficios que ofreces a tus clientes.

Muestra: Ofrece alguna muestra de tu servicio: online, conferencia, 20 minutos al teléfono…no más. Muéstrate en video en YouTube. Ejercicio: diseña una llamada telefónica de 15 minutos que pueda servir de muestra a tu potencial cliente.

Precios: Evita servicios gratuitos: atraen a gorrones. Ofrecer un precio por debajo del mercado no genera confianza. Ejercicio: escribe una lista de tus tarifas y sé inflexible.

Productos: Piensa en desarrollar tu gama de productos y/o vender la de otros (y no sólo tus servicios profesionales): si vendes sólo tu tiempo, limitas tus ingresos. Ejercicio: escribe una lista de los productos que complementarían tus servicios.

 

Elige tus clientes

Cliente ideal: Identifica tus clientes ideales, haz su retrato robot, ¿quiénes son, qué buscan, dónde están, cuándo están, por qué tú? Determina con quién quieres que te identifiquen… ¿a quién crees que te referirá un cliente ideal? A otros ideales. Ejercicio: escribe quién es tu cliente prototipo.

Cliente NO ideal: Identifica los clientes que no quieres y los comportamientos y actitudes para las que no trabajarás. Tu cliente ideal no tiene nada malo, sólo que no se ajusta a tu proyecto, pero encontrará donde encaje. Pásalos a un colega: “no soy la mejor persona para servirte”… ¿a quién crees que te referirá un cliente no ideal? A otros no ideales. Ejercicio: escribe una lista de perfiles para los que no quieres trabajar.

 Te lo cuento en un video de 9 minutos:

Si quieres profundizar en estas técnicas, participa en el Programa Experto, el seminario on line a todo el mundo que te ayudará a posicionarte como la referencia.

 

8 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *